Los presos de Sabaneta secuestran a defensora


Isabel Cristina Morán / noticias@laverdad.com

Por más de siete horas dos reos de la Cárcel Nacional de Maracaibo mantuvieron secuestrada a Eva Moreno Barrios, fiscal 3ra. del Ministerio Público, asesora jurídica y trabajadora del departamento jurídico del recinto carcelario, como medida de presión para que las autoridades trasladen a 22 presos recluidos en el área de Penal. El hecho se registró a las 10.00 de la mañana de ayer.

Antonio Urribarrí, defensor del Pueblo, explicó que inicialmente trasladarían a nueve internos hasta otras cárceles del país. Reconoció que la situación se tornó tensa, pues los delincuentes sometieron a la funcionaria con un cuchillo en su oficina en el área administrativa.

Las versiones de los testigos indicaron que Eva Moreno Barrios pasó varias horas en el anexo femenino. Una vez que la funcionaria llegó a su oficina, una comisión de 10 presos pidió hablar con ella. "En ese momento la abordaron y la amenazaron con el cuchillo. Como pensó que todo pasaría rápido, no avisó a nadie. Pasadas las 11.00 de la mañana tomó su celular y llamó a su hermano. De los 10 reos, sólo dos se quedaron con ella dentro de la oficina".

Mientras exigían su traslado inmediato, los internos deslizaban el puñal por el cuello de Moreno. Adán Barrios, hermano de la víctima, habló con la dama a las 11.30 de la mañana. "Aunque trataba de hablar tranquila, estaba muy nerviosa. Me decía que llamara a los medios de comunicación porque los presos querían que la situación saliera a la luz pública. El director de la cárcel pensó que podía solucionar las cosas, pero se le escapó de las manos".

Más de 10 fiscales se apostaron a las puertas de la cárcel de Sabaneta para darle apoyo a su colega, quien fue liberada a las 5.30 de la tarde. Urribarrí expresó que la dama salió ilesa, pero con los nervios un poco alterados. Se conoció que es hipertensa y que tenía más de tres años trabajando en el recinto. Antes laboró para el Ministerio Público en Cabimas.

El problema
Los 22 presos recluidos en el área de Penal, que exigen su traslado, permanecieron en huelga de hambre desde hace 12 días. Fuentes extraoficiales explicaron que a las 9.00 de la mañana del pasado jueves partió un autobús con nueve internos, custodiado por nueve funcionarios de la Guardia Nacional y dos representantes del Ministerio de Interior y Justicia, uno manejaba la unidad y el otro servía de escolta.

Justo cuando transitaban por la carretera Lara-Zulia, a la altura de Los Pinos, el bus presentó fallas mecánicas. Los funcionarios de seguridad de guardia de Sabaneta ordenaron el regreso. Usaron una unidad prestada, propiedad de PDVSA-Lagunillas. Los internos manifestaron su desacuerdo y disgusto con la medida.

Un testigo, quien prefirió no identificarse por temor a represalias, aseguró que llegaron hasta el recinto pasadas las 8.00 de la noche del jueves. "Les dijeron que se calmaran, que cuando repararan el bus continuaría el traslado". Se tenía previsto distribuirlos en las cárceles de Yare, Guanare, Tocuyito y Tocoro.

Asustados
Testigos relataron que los nueve internos se negaron a regresar porque temían por sus vidas. Al parecer, "Pepito", el pran del área de Penal, los había amenazado de muerte si éstos regresaban.
Luego de las horas de terror que vivió la funcionaria, las autoridades autorizaron el traslado de 14 de los 22 presos que estaban en huelga de hambre. Abordaron la unidad, que fue prestada por la Alcaldía de Maracaibo, pasadas las 6.30 de la tarde.

Los internos serán recluidos en distintas cárceles de Barquisimeto, Barinas, Lara, Aragua, San Juan y Trujillo. Cristian Rivas, quien será trasladado a la cárcel de Uribana en Lara, comentó cuando se montaba en el autobús que tenían 15 días solicitando el cambio.

Huelga de sangre
Para el próximo lunes o martes las autoridades anunciaron el traslado de los ocho reos restantes del grupo de 22 internos que se mantuvo en huelga de hambre por más de 12 días. Todos pertenecen al área de Penal de la Cárcel Nacional de Maracaibo. Cristian Rivas, quien será trasladado a la cárcel de Uribana en Lara, relató que sus ochos compañeros amenazaron con hacer una huelga de sangre si no se hacía efectivo el cambio de recinto

(Fuente: La Verdad)

< Volver a índice de artículos de prensa <