Exigen destitución de la directora y asistencia médica permanente
Reclusos del retén de Cabimas se amotinaron


Presos quemaron colchones en el pabellón B. Según Marielena Zambrano, directora, todo empezó por el traslado de dos detenidos a Maracaibo. Familiares en expectativa.

Una situación irregular suscitada, ayer, por 45 reclusos del pabellón B del retén de Cabimas, creó alarma y provocó el traslado de oficiales de Impolca y de la Brigada Especial de la Policía Regional al recinto para controlar la situación y verificar qué ocurría.

Con la quema de dos colchones y prendas de vestir -apagadas por el Cuerpo de Bomberos de Cabimas, los detenidos del pabellón B, iniciaron una protesta exigiendo buena asistencia médica, traslados a los tribunales sin retrasos y la destitución de la directora, Marielena Zambrano, quien según los reclusos sólo ofrece beneficios a algunas personas.

Mientras las áreas del recinto eran tomadas por efectivos policiales, los familiares de los reclusos, algunos muy angustiados, aguardaban noticias, como Susana Prado, quien dijo: “Tengo a mi hijo en el B y desde ayer (lunes) no dejan pasarle ni agua ni comida”.

En un principio, los parientes mencionaron que no permitirían que sus parientes fueran trasladados a Maracaibo pues pensaban que a raíz de la protesta serían referidos a otro centro.

“Tenemos tres meses sin asistencia médica. Ella (directora) le tiene rabia a los presos del pabellón B. Hace los traslados sin consultar y cuando a ella le da la gana. No nos sacan ni a la enfermería”, contó un detenido identificándose como Casimiro Palmar, quien habló a través del celular de un familiar.
Pese a esos argumentos la directora, Marielena Zambrano, cree que existe otro trasfondo para la situación de tensión: el traslado de los reclusos Rogelio Sangronis y Raúl Balzán a la Cárcel de Sabaneta, en Maracaibo.

Para Sangronis y Balzán iniciaba ayer un juicio pero por una orden tribunalicia y, basados en la conducta agresiva que incluía amenazas de muerte y provocación de conflictos en el retén, según Zambrano, fueron trasladados a Maracaibo.

Los detenidos del pabellón B aparentemente no estarían de acuerdo con la medida.
Sangronis ya había pagado condena en Sabaneta por homicidio y presuntamente estaría involucrado con otro asesinato.

La directora negó que no le brindasen asistencia médica a los detenidos. “Tienen un médico que viene todas las mañanas de lunes a viernes y cuando el caso lo amerita, y deben ser trasladado a un hospital, éste elabora un informe y lo envía al Tribunal para que decidan”.

Agregó que sobre los traslados siempre se cumplen. “En las ocasiones en que ha habido problemas es porque se daña la patrulla o no está y, sin embargo, se comunica al Tribunal y se realiza su traslado”, aseguró .

Otro recluso, llamado Erick Gutiérrez comentó —vía telefónica— que optaron por quemar los colchones para llamar la atención. “Lo hicimos para hacernos sentir porque le pedimos hablar con ella y no quiso”, afirmó.


(Fuente: http://www.panorama.com.ve/panodi/445304.html
Panorama, 16-7-08)

< Volver a índice de artículos de prensa <